Dominion

caja dominion.png
MazoInicial.png
dominion-intriga-abierto.jpg
Patio.png
Embaucador.png
ArtesanoDelCobre.png
dominion-terramar-abierto.jpg
poblado_indigena.png
faro.png
ratero.png
caja dominion.png
MazoInicial.png
dominion-intriga-abierto.jpg
Patio.png
Embaucador.png
ArtesanoDelCobre.png
dominion-terramar-abierto.jpg
poblado_indigena.png
faro.png
ratero.png

Dominion

0.00

Dominion es EL juego de construcción de mazos.

Hoy en día es muy común encontrar esta mecánica en muchos juegos, sin embargo, era algo desconocido hasta que Donald X. Vaccarino, después de horas y horas de jugar “Magic: El encuentro” pensó “¡Esto experiencia de construir mazos es fantástica! Ojalá hubiera algún juego únicamente de eso”

Para los que no están al tanto, la idea es que cada jugador empieza con un mazo básico de cartas, y una serie de cartas en el centro de la mesa disponible para ser “compradas”. Una vez que se terminan tus cartas, las mezclamos todas (las iniciales y las que compramos) mejorando así tu mazo y por lo tanto tus posibilidades de conseguir la victoria.

“Roba, compra, descarta, baraja. Roba, compra, descarta, baraja. Roba, compra…”

Una de las sensaciones que nos ofrece Dominion es la de mejora constante: cada carta que añades a tu mazo lo hace más potente, y esas cartas a su vez te permiten añadir otras aún mejores, todo con vistas al futuro.

Este juego premia la paciencia y la planificación frente a la satisfacción instantánea, y eso es algo tan poco común hoy en día que se agradece esa oportunidad de parar y pensar en el futuro, aunque sea en el futuro dentro de 3-4 turnos. 

Dominion es un juego tranquilo, sin las urgencias de otros juegos en los que tienes que estar constantemente reaccionando o preparándote para crisis inminentes, ideal para un rato agradable con amigos mientras charlan de otras cosas.

El segundo de los rasgos principales de Dominion es cómo premia la eficiencia por encima de la mera cantidad. Cada turno vas a robar exactamente cinco cartas, así que lo que quieres no es tanto tener muchas (ya que sólo vas a usar un número limitado de ellas cada vez), sino que esas cinco cartas sean las mejores cinco cartas posibles.

Por otro lado, Dominion vive de la variedad de combinaciones. El juego hace un trabajo muy bueno al respecto ofreciendo distintas estrategias a seguir y distintos modos de llevarlas a cabo con sus variedad de cartas aunque, si vas a jugarlo mucho (y lo vas a hacer, porque este juego engancha mucho), llegará un momento en el que cada uno tenga su estrategia favorita y directamente encienda el piloto automático.

Por suerte o por desgracia, dependiendo si lo vemos desde el punto de vista lúdico o económico, si hay algo de lo que Dominion esta sobrado es de expansiones, cada una de las cuales introduce un nuevo tema y te ofrece nuevas maneras de plantearte el juego, o de explotar tu faceta favorita.

Como decía al principio, en la actualidad hay muchísimos juegos de construcción de mazos, para todos los gustos. Sin embargo, desde un punto de vista estrictamente mecánico, Dominion sigue siendo el más puro y, para mí, el mejor.

Un Verdadero clásico, que a sobrevivido al paso de los años para continuar siendo uno de los mejores juegos de todos los tiempos, que si bien es un juego que es especialmente atractivo para los fans de los TCG (Magic, Pokemon, Yugioh, etc) Dominion es un juego que podemos recomendar para todo tipo de jugadores.

Add To Cart