Kanagawa

caja kanagawa.png
kanagawa_findepartie_propre.jpg
Kanagawa-ukazka-obraz-hrace.jpg
pic3305709_md.jpg
pic3305703_md.jpg
pic3306448_md.jpg
DETALLE 1.jpg
pic3239464_md.jpg
DETALLE 2.jpg
caja kanagawa.png
kanagawa_findepartie_propre.jpg
Kanagawa-ukazka-obraz-hrace.jpg
pic3305709_md.jpg
pic3305703_md.jpg
pic3306448_md.jpg
DETALLE 1.jpg
pic3239464_md.jpg
DETALLE 2.jpg
sold out

Kanagawa

0.00

En 1840, en Kanagawa, en la gran bahía de Tokio, el maestro Hokusai decidió abrir una escuela de pintura para compartir su arte con sus discípulos. En este juego nos toca ser uno de esos discípulos intentando demostrar nuestra valía como pintores.

Aprendiendo nuevas técnicas expandiremos nuestro estudio para pintar los elementos que darán vida a nuestro lienzo (árboles, animales, personajes, edificios) todo mientras prestamos atención al cambio de las estaciones para conseguir la pintura más artística, que se convertirá en el trabajo de nuestra vida.

El juego es muy simple, se juega muy bien con los chicos, y por lo delicado y elaborado que es su diseño, arte y componentes atrae por igual a jugadores de todas las edades.

Cada ronda tiene dos etapas, en la primera se colocan cartas sobre el tablero de Escuela y los jugadores tomaran turnos para elegir las que más les convengan.

En este punto se genera el punto de mayor tensión en el juego, ya que si dejamos pasar la oportunidad vamos a conseguir mas cartas, pero quizás nos quedemos sin poder elegir ESA carta que más nos servia.

Luego, deberemos utilizar estas cartas para ampliar nuestro estudio o avanzar con nuestro lienzo, dependiendo si usamos el lado marrón o el lado con el paisaje.

De base tenemos 2 tokens de "Pincel" (los que parecen mates) que se utilizan para colocar sobre los "colores" que tenemos a nuestra disposición (en el estudio).

Si por ejemplo tomamos una carta cuyo lienzo requiere usar el color azul, solo tenemos que situar uno de nuestros pinceles sobre el color azul (que debemos tener en nuestro estudio) para poder "pintar" el lienzo y situarlo en la parte superior de nuestro tablero.

Si no tenemos el color que requiere el lienzo estamos obligados a situar la carta como "estudio", lo que suele darnos más colores, pinceles y otros bonus.

A medida que avanzamos en nuestra obra de arte, tendremos la posibilidad de reclamar diplomas por haber cumplido objetivos, Ej, por tener 4 arboles, o 3 casas distintas, 3 personajes iguales, o un determinado tipo de colores para trabajar.

El juego viene con distintos tipos de diplomas para cada categoría, pero solo podremos tener uno de cada, por lo cual tendremos que saber elegir, pero sin ser demasiado codiciosos ya que al final podríamos acabar sin ninguno.

Kanagawa se nos presenta con una apariencia magnífica y un concepto de juego perfectamente implementado.

La mecánica de los diplomas te mantiene continuamente tomando pequeñas decisiones, aportándole la cantidad justa de elementos estratégicos a un juego familiar muy bello, con un ritmo pausado y cautivador, que nos regala unas tardes divertidas mientras simulamos que somos artistas Japoneses.

Add To Cart