Sheriff de Nottingham

0000000Sherif Tapa.png
Sheriff-of-Nottingham-3.jpg
Sheriff-of-Nottingham-3 (1).jpg
sheriff3.png
sheriff_of_nottingham_board_game_2_.jpg
O8A6863.jpg
O8A6853.jpg
10687511_4.jpg
0000000Sherif Tapa.png
Sheriff-of-Nottingham-3.jpg
Sheriff-of-Nottingham-3 (1).jpg
sheriff3.png
sheriff_of_nottingham_board_game_2_.jpg
O8A6863.jpg
O8A6853.jpg
10687511_4.jpg

Sheriff de Nottingham

2,900.00

En Sheriff de Nottingham, nos reencarnamos en humildes comerciantes que intentan vender sus mercancias (gallinas, pan, queso y manzanas) en el mercado del pueblo de Nottingham.

Como buenos comerciantes que somos, intentaremos colar de vez en cuando, alguna mercancía ilegal para sacarnos un sobresueldo, pero claro para lograrlo deberemos engañar al Sheriff de Nottingham.

Lo primero que hay que saber es que en cada ronda actuará como sheriff un jugador distinto, mientras que el resto de jugadores actúan como mercaderes.

Podrás robar cartas, tanto del mazo que está boca abajo o de los dos mazos de descartes que hay boca arriba. Esto es importante de destacar, ya que el que haga de Sheriff podrá intuir qué mercancías le interesa más a los jugadores si les ve interactuar con el mazo de descartes descubierto.

Si eres mercader deberás llenar tu bolsita con las mercancías que tu quieras (5 máximo) y cuando el Sheriff te pregunte, deberás decirle lo que llevas. Le puedes decir que llevas 4 gallinas, o 3 quesos o 5 panes por ejemplo. El jugador que haga de Sheriff en ese turno, deberá decidir si te cree y deja pasar tus mercancías o si por el contrario no te cree y decide inspeccionar tu bolsa.

Si el Sheriff inspecciona tu bolsa y descubre que decías la verdad, deberá compensarte con dinero suyo.

Por contra si mentías como un canalla, y has intentado contrabandear una botella de vino, que da muchas monedas para vendérsela al borracho del pueblo, deberás pagar una multa por intentar mentirle al Sheriff.

Antes de que lleguemos a ese extremo, siempre se puede intentar sobornar por la cantidad que quieras a tan digno Sheriff. ¡O vos te pensabas que la corrupción es exclusiva de los políticos argentinos!

Una vez todos los jugadores han negociado con el Sheriff se acaba la ronda, el marcador de sheriff pasa al jugador sentado a la izquierda, que se convierte en el nuevo sheriff. La partida prosigue hasta que todos los jugadores han sido sheriff dos veces.

Un juego de mesa que mezcla el soborno con el faroleo, no puede fallar. Sheriff de Nottingham lo hace y el resultado es un estupendo juego, con mucha interacción, risas, y una duración de 45 min.

El clímax del juego se produce a la hora de decirle al Sheriff lo que llevas en tu saquito. Ese momento de mirarle a los ojos, controlar los nervios e intentar, o no, engañarlo para sacar una buena diferencia.

Mentir bien es un arte y los verdaderos mentirosos llegarán lejos en este juego. La memoria también juega un papel importante.

Cuando te toca ser el Sheriff, te vas a hacer preguntas como, ¿qué cara tiene? ¿está nervioso? ¿se está haciendo el nervioso? Lleva dos turnos mintiendo, no creo que lo haga otra vez, no será tan….

El arte y los componentes del juego, son excelentes. Las ilustraciones son muy bonitas, y meter tus mercancías en los saquitos de tela es un detalle muy piola.

En definitiva estamos ante un gran juego familiar, muy divertido, de engaños, sobornos, y mucha chachara.

Add To Cart